Decimocuarta Compañia de Bomberos – Cuerpo de Bomberos de Santiago » Nuestra historia
Nuestra historia

Cuando hace años atrás iniciamos un nuevo siglo y milenio, nos alentó el saber que éramos testigos de un cambio calendario muy importante. Comenzamos a observar el futuro bastante más cercano y nos sentimos parte íntegra de ese acontecimiento que sin duda pocos pueden vivir. Pero a la vez, nos pusimos nostálgicos mirando hacia atrás y analizando todo lo que habíamos pasado.

 

Hoy, hemos querido dejar un testimonio de lo que ha sido la Decimocuarta Compañía. Sus orígenes, sus primeros pasos, sus momentos de gloria y dolor. Pusimos la mirada fija en su pasado, y la proyectamos a lo que es hoy nuestra Compañía.

 

Corría la década del 50 cuando John Alfred Stewart Jackson, fundador del colegio The Grange School, junto a su gran amigo el Capitán Graham Balfour, impulsó aquella idea alojada en su corazón británico de fundar una Compañía de Bomberos de la comunidad británica residente en Santiago.

Así, un 29 de septiembre de 1958, se juntaron en el Cuartel de la Primera, nuestra Compañía padrina, más de 40 hombres que formarían parte de este nuevo desafío.

Sólo faltaba Jackson, quien no pudo ver la creación de su Compañía de Bomberos, ya que meses antes había fallecido.

 

Ese día se firmaba el acta de fundación de nuestra Compañía, la que se llamaría Compañía Británica de Bomberos y cuyo instructor sería el Old Boys, y también primerino, Gonzalo Figueroa Yáñez. Aún así, el número 14 nos distinguiría más adelante, cuando el Cuerpo de Bomberos de Santiago diera su aprobación.

 

El 8 de julio de 1959 y bajo la atenta mirada del Directorio de la Institución, la ahora “Catorce Compañía J.A.S. Jackson, The British Commonwealth Fire Company” elegía a sus primeros oficiales titulares: Douglas Mackenzie como Director y Harold Bain como Capitán, quienes cimentaron las bases de lo que hoy es la Catorce.

 

Los años 60`s trajeron nuevas sensaciones y experiencias. Ya consolidados y en un desarrollo progresivo, dejamos atrás aquel carro que nos acompañó en nuestros primeros pasos, un Delahaye del año 1938, y reemplazamos el manubrio de madera al costado derecho y los frenos de palillo, para dar la bienvenida a un carro fabricado en Inglaterra marca Leyland, diseñado por la misma Catorce y que entraría en servicio el 7 de julio de 1963. Se bautizó con el nombre de nuestro primer Capitán, Harold Bain, quien muriera trágicamente un 6 de noviembre de 1962.

 

A nivel de competencias, ya a los 5 años de nuestra fundación lográbamos el 3er lugar en la Competencia José Miguel Besoain que incluye a todas las Compañías del Cuerpo. En este período, también, se creaba la Competencia “Jackson”, que en su primera versión, ganáramos a nuestra Compañía padrina, la primera.

Otro hito importante, fue la visita en 1968 de su Majestad la Reina Isabel II de Inglaterra, la que fue recibida con honores por la Compañía, en el Grange.

 

En la década de los 70 se produjeron hechos muy significativos para nuestra Compañía. El año 73 muere quien fuera nuestro primer Director, Douglas Mackenzie, después de haber ejercido ese cargo por casi 8 años. Ese mismo año y en honor a él se crea la competencia interna que lleva su nombre.

 

También hace 3 décadas atrás, la Compañía obtiene sus primeros oficiales generales en el Cuerpo. John Yeomans asume como 4° Comandante el año 72 y como Visesuperintendente en 1977, mientras que Felipe Dawes es elegido Intendente General el 75, Tesorero General el 77 y 4° Comandante en 1979.

En 1977, y después de varios intentos cercanos, la Catorce gana la Competencia del Cuerpo “José Miguel Besoain”, corrida en canchas del Country Club, donde el equipo fue comandado, al igual que hoy en día, por Eduardo Vanni.

 

El fin de la década se vislumbra con la llegada de un segundo carro a la Compañía. Una máquina de apariencia singular, redondas formas y velocidad algo retrasada. El Z-14.Un carro cisterna que transporta 8.000 litros de agua y que estaría en servicio en nuestro cuartel hasta 1995.

 

La entrada a los 80 nos golpeó duramente con la muerte en acto de servicio de nuestro Voluntario fundador y Cuarto Comandante Felipe Dawes, quien había desempeñado los cargos de Secretario, Teniente 2º, Teniente 1º y Capitán de la Compañía. Un año después, se bautiza con su nombre a la Guardia Noctura y se descubre un óleo en su recuerdo.

 

Tampoco olvidamos el fallecimiento del ex Capitán de la Compañía e Inspector de Comandancia Enrique Fletcher en 1983, ni las trágicas muertes de los voluntarios Paul Adler y Antonio Escobar en 1985 y 1987 respectivamente.

En 1980 se dijo adiós al carro Leyland, siendo entregado a otro Cuerpo de Bomberos. En su reemplazo llegó provisoriamente una máquina de origen francés marca Berliet modelo GAK 20 y posteriormente la máquina Berliet Camiva 770, que nos acompañó hasta 1987, siendo reemplazada por una Renault Camiva modelo G 230.

 

Otro cambio importante en el cuartel lo constituyó el traslado de la Guardia Nocturna desde el segundo al primer piso el 19 de junio de 1985.

Durante esta década, la Catorce tuvo como Oficiales Generales a Felipe Dawes como 4º Comandante y a Ronald Brown como Tesorero General.

 

En virtud de las necesidades de la población y sin poder quedar ajeno a los adelantos tecnológicos, la década de los 90 se vistió de múltiples cambios. Así, el viejo y cansado Z-14, nuestro querido cisterna, es sustituido por un nuevo carro, el 14 de octubre de 1994. Un Renault Trafic modelo B110 especial para Rescate Vehicular, que pasaría a llamarse RV-14 y luego R-14.

 

Sin duda este hecho vendría a modificar definitivamente nuestro estilo de trabajo, y asumiríamos así la responsabilidad de capacitar a nuestros voluntarios en Grupos de Rescate y paramédicos, los que desde ese momento, estarían en constante compromiso con las vidas de las personas.

Ese mismo mejoramiento técnico, significó la necesidad de realizan algunos cambios estructurales en nuestro cuartel.

 

Después de varios proyectos y ante proyectos, se decide ampliar el living hacia la sala de máquinas, reubicando ésta última hasta su disposición actual, para recibir el 23 de septiembre de 1991 a la Princesa Anna de Inglaterra, hija de Su Majestad la Reina.

En esta década, la compañía vive el período más renovador en lo que a uniforme de trabajo se refiere. Atrás quedaron los blue jeanes, botas de goma, cotona de cuero negra, toalla blanca y casco de fibra de vidrio, mientras cobran fuerza las botas con protección de acero, buzo con huinchas reflectantes -primero grises y luego amarillas- jardineras, cotonas de Nómex con huinchas reflectantes, guantes y cascos marca Bullard, sin cucarda y con protector de ojos.

Corren vientos de seguridad personal y tecnicismo, tanto en uniformes como en material de extinción de incendios y rescate. Se modifican las claves de comunicación del Cuerpo, nacen las frecuencias internas de las Compañías y el romanticismo y la suerte, comienzan a quedar atrás. Es una década de fuertes y necesarios cambios.

 

A nivel de Oficiales Generales, nuestro voluntario Ronald Brown parte la década como Tesorero General hasta 1991, cuando asume como Vicesuperintendente. Posteriormente, en 1996, se le otorgaría la calidad vitalicia de Director Honorario, convirtiéndose en el primer voluntario de nuestra Compañía que accede a tal distinción.

 

Casi al final de estos años, la Compañía gana una vez más la competencia del Cuerpo “José Miguel Besoain”, ésta vez a cargo del Capitán Raúl Zapata.

El año 2000 comienza para nosotros no sólo con el cambio de siglo, sino con una nueva modificación en nuestro uniforme de trabajo. Se adquiere un modelo de casco similar al utilizado en Inglaterra de color amarillo y con el escudo de la compañía en su parte frontal, y a fines de año, entran en servicio dos nuevas máquinas para la Compañía. La bomba es reemplazada por una Renault Camiva Premium 300 SP y el carro de rescate por un Renault S-150, especialmente acondicionado por nosotros.

 
Este mismo año creamos la comisión de seguridad, la que fue la primera en el Cuerpo y que ha sido clave en la protección de nuestros voluntarios y en la toma de decisión de compra de uniformes. A la vez, este año se formaliza la creación y constitución de la Fundación de Colaboradores y Amigos de la 14a Compañía, la que hasta el día de hoy ha sido un pilar fundamental de nuestra Compañía.

Posteriormenete reemplazamos por completo nuestro uniforme de rescate, creando un chaleco con un nuevo diseño pesado exclusivamente para ser más cómodo y visible, tanto de día como de noche.

Lo mismo haríamos meses después adaptando el uniforme británico de bomberos a nuestro uniforme, cotona y jardinera.

 

El 2002 se crea una comisión para ver la factibilidad y conseguir recursos para concretar el añejo proyecto de cambiarnos de cuartel.

 

El año 2003 realizamos la máxima inversión histórica en material menor, adquiriendo herramientas en cerca de 50 millones de pesos, las que fueron destinadas principalmente a la seguridad, material de agua y de rescate.

El 2004 adaptamos por completo la distribución de material en B-14, pasando a ser considerada por el Cuerpo también como carro de rescate de 2a intervención. B-14 se convirtió así en uno de los carros más completos del Cuerpo.

También se comienza a trabajar en la reforma completa de reglamento de la Compañía y se crean dos nuevos cargos, el de Teniente 3º y el de Training Officer.

 

Finalmente, el año 2004 logramos, a través de la Municipalidad de Providencia, los fondos para adquirir los terrenos en calle Tobalaba y la autorización del Cuerpo y los recursos necesarios para construir ahí nuestro nuevo cuartel.

En el 2004 licitamos la arquitectura y definimos cómo sería nuestra nueva casa.

En octubre de 2005, se comienza a construir nuestro nuevo cuartel. Este año se finaliza la Reforma de Reglamento la que es presentada finalmente el 2006 y es elegido nuestro Director Leonardo Moreno como Vicesuperintendente del Cuerpo.

 

El año 2006 se concentra básicamente en la construcción de nuestro nuevo cuartel, en la adquisición del alhajamiento, definición completa de obra y todos los eventos asociados al cambio de cuartel. Se consiguen gran parte de los fondos y adquisiciones.

También es elegido como Tesorero General nuestro voluntario Gonzalo Correa, nuestro Capitán Andrés Márquez asume como Capitán de Guardia y lidera la reforma del sistema de despacho del Cuerpo de Bomberos de Santiago que comenzaría a regir en octubre de ese año.

 

También, la Compañía logra ser reconocida como Compañía de Rescate Pesado, categoría superior que viene a reconocer el trabajo realizado continuamente durante 12 años.

 

Hoy la Catorce es una Compañía que ha sabido convivir y relacionar óptimamente dos conceptos propios del Bombero Voluntario. Creemos firmemente en nuestras tradiciones y en el carácter social y humano que este grupo de personas tiene, pero a la vez somos tremendamente conscientes de la necesidad de capacitación, innovación tecnológica y deber que nos hemos impuesto para atender el llamado de auxilio de la comunidad.